La pintura en polvo electrostática es empleada principalmente para el recubrimiento de diversas piezas, en su mayoría metálicas. Es un producto sumamente recomendable gracias a la eficiencia que muestra desde la misma aplicación.



Además, la pintura electroestática no es inflamable y existe una reducción de área en el depósito si se compara con la misma proporción de los recubrimientos líquidos convencionales.



Brinda una mayor resistencia química y física, protege de rayones, impactos, agentes químicos y dobleces. Al aplicarla se obtienen excelentes acabados, se contamina menos y es monocapa, por lo que sólo basta dar una mano.



En Exhibidores en Alambre maquilamos esta alternativa que es diferente y con más ventajas que los recubrimientos tradicionales, llámanos y obtén una pintura con color, resistencia, flexibilidad y acabado de excelencia.